AA CAPÍTULO 8

CAPÍTULO 8 

HORAS EXTRAS 

En realidad, Gu Yu regresó después de cerca de cuarenta minutos. Ya era más de media hora después de las horas de trabajo. 

Un pequeño grupo de colegas que no necesitaban trabajar horas extras ya se habían ido. Todavía había un grupo bastante grande de personas en la oficina trabajando horas extras. Sin embargo, espontáneamente, muchos habían comenzado a empacar, incluyendo Zhu Hongzhen y Bi Lele. Al final, solo unas pocas personas tenían proyectos pendientes que necesitaban atención adicional. Por ejemplo, los miembros participantes del equipo de proyecto de las oficinas de la ciudad D. 

Por supuesto, Zhang Siyi no necesitaba trabajar horas extras, siempre que hubiera terminando su tarea. El teléfono en su bolsillo seguía vibrando. Sus amigos se dirigían al lugar indicado y compartieron la dirección en tiempo real en el grupo de WeChat. En cuanto al protagonista de la fiesta, Zhang Siyi quería ir, pero no se atrevía a irse. 

Ya que aceptó trabajar horas extras en la entrevista de la mañana, no iba a irse en el primer día de trabajo. ¡No quería morir! 

Antes, cuando Gu Yu no regresaba, Zhang Siyi pensó que quizás le habían engañado, y tal vez, la otra persona ya se había marchado. 

Mientras caminaba al baño, revisó sus mensajes y envió uno a su grupo de amigos para decir que iba a trabar un rato más y llegaría tarde. Zhang Siyi envió el mensaje, consolando a sus amigos, pen en realidad, lo envió para consolarse a él mismo porque no tenía idea de cuánto tomaría. Solo quería apresurarse a ir a cenar. 

Hasta que Gu Yu apareció de nuevo, la inquietud de Zhang Siyi desapareció. Aceleró la velocidad de su dibujo. Cuando Gu Yu pasaba, se detuvo a mirar su pantalla con cuidado especial. 

Zhang Siyi estaba muy nervioso. No sabía si estaba dibujando correctamente o no, pero al menos se quedó. ¿No era eso digno de reconocimiento? 

Gu Yu lo vio dibujando por medio minuto sin comentar, y finalmente dijo: “Si tienes hambre, puedes bajar y comprar algo para comer. Dibuja una porción de 1:50 e imprímela, después ven a mi oficina a verme”. 

Zhang Siyi: “…” ¡Oye, no quiero comer, quiero terminar el borrador e irme! 

Pasó otra media hora, y Zhang Siyi finalmente terminó la imagen antes de las 7:00 p.m. 

La imprimió de acuerdo a sus palabras, y fue con Gu Yu con alegría, pensando que no era muy tarde para tomar un taxi y reunirse con sus amigos. Sin embargo, pronto descubriría que era demasiado ingenuo. 

En ese momento, Gu Yu estaba sentado en frente de su computadora y navegaba por ArchDaily. Acababa de acomodar abajo su taza de té caliente de su mano y vio a Zhang Siyi entrando. Silenciosamente dijo, “Siéntate”, y sacó una regla y un lápiz de su portalápiz. Como un profesor que revisaba una tarea, Gu Yu meticulosamente miró a los dibujos. 

“¿Lu Qiao no te envió la información? ¿Viste cuántas personas usan este edificio?” Gu Yu preguntó. 

Zhang Siyi estúpidamente abrió su boca: “Ah”, solo quería apresurarse y dibujar, así que no pensó sobre cuántas personas hay en este edificio para comprender mejor cómo planificar los baños. 

Gu Yu usó un lápiz para suavemente dibujar y explicó: “De acuerdo a las pautas del Codigo de Diseño Arquitectónico, el número de baños para hombres es menos de 100 y uno está establecido para 25 personas. Si hay más de 100 personas, una adicional por cada 50 personas adicionales. El número de urinarios es el mismo que el de los inodoros; el baño femenino…”. 

Al escuchar a Gu Yu explicar lentamente estos términos como si fuera normal, se sorprendió. ¡No lo sabía! ¡Ah! 

“Los detalles del proyecto claramente decían que el flujo total del edificio era de 2000, y el promedio en cada piso de unas 120 personas. Por lo tanto, el número total de puestos en cada piso no excedía de seis. Veamos lo que dibujaste. Hay 8 baños para hombres y 10 para mujeres, un total de 18” Gu Yu levantó la mirada hacía él y dijo con una expresión seria. “Llenaste el plano del piso con demasiado. Creo que el diseñador debe tener problemas de micción frecuente y otros problemas digestivos”. 

Zhang Siyi: “…”. 

“Y” Gu Yu hizo una pausa, colocó la regla de su mano en la ilustración, y levantó sus cejas. “¿La puerta del compartimiento interior del baño tiene 500 de ancho? ¿todos los asientos son para niños de preescolar?”. 

Zhang Siyi: “…”. 

Gu Yu miró las escaleras que dibujó y preguntó: “Cuándo fuiste a la escuela, ¿aprendiste cuánto medían las escaleras normales?”. 

Zhang Siyi preguntó con aprensión: “¿150?”. 

La altura de la escalera de acceso en los hogares es de entre 180-200, y en los lugares públicos, entre 130-160” Gu Yu dijo precisamente el rango especifico. Mientras usaba el lápiz para encerrar las escaleras sobre el mapa, dijo: “3.2 metros… has dibujado 28 escalones. ¿Qué tan alto es cada paso?”. 

Tampoco esperó a que Zhang Siyi respondiera. En cambio, directamente tomó 3 libros de la estantería y los apiló para mostrarle. Señalando la altura de la pila, dijo: “Muy profundo, ¿quieres que las personas se caigan constantemente mientras intentan subir las escaleras?”. 

Zhang Siyi quería refutar porque usó el complemento de la escalera automático en el software. 

“Entonces, ¿ni siquiera leíste el documento esquema que Lu Qiao te envió?” Dijo Gu Yu bruscamente. 

Zhang Siyi estaba sin palabras por un momento – Sí, Gu Yu tenía razón. Estaba confundido y apresurado en terminar el borrador, así que se apresuró a terminarlo y cometió muchos errores. 

De una manera monótona, Gu Yu continuó señalando varios problemas como si estuviera comparando los precios de la carne y las verduras en su lista de comprar, pero para Zhang Siyi, la letalidad de estas palabras, mientras llegaba al punto, ¡era comparable a un cuchillo volador de un ninja, que golpeó su objetivo y dio en su punto vital! 

Además, Gu Yu no era expresivo como la exnovia de Zhang Siyi. Cuando ella se sentó, expresó sus sentimientos con fuerza, lo cual le hizo sentirse incómodo algunas veces. Las críticas de Gu Yu era muy lógicas y justificadas, eran simplemente irrefutables. 

En el fondo de su corazón, Zhang Siyi estaba ligeramente molesto. ¿Por qué Gu Yu veía claramente muchos problemas?, cuando miró su trabajo hace media hora, debió haberse dado cuenta de algunos problemas, pero nunca los mencionó. ¿Estaba haciendo sufrir a Zhang Siyi a propósito? 

Sobre la mesa, el teléfono de Gu Yu sonó de repente. Miró la pantalla. Esta vez, no salió del cuarto y respondió la llama en frente de Zhang Siyi. 

Finalmente, Zhang Siyi tuvo un momento para relajarse, y pensó por un momento en cómo compensar a sus amigos. Silenciosamente, escuchó a Gu Yu hablar por teléfono. 

“Lo siento… sigo trabajando” Susurró Gu Yu, su tono, no era diferente al que tenía cuando criticaba a Zhang Siyi, pero a diferencia del anterior, podía escuchar un poco de ternura. 

Zhang Siyi especuló en secreto, ¿de quién era la llamada?, ¿la novia del director? 

“Puedes comer por tu cuenta. Yo ya comí” Dijo Gu Yu. 

Zhang Siyi reflexionó lo que escuchó… ¿cuándo comiste?, ¿¿en el pequeño descanso de antes?? 

“… en el puesto de comida rápida debajo de la compañía…” Gu Yu bajó la mirada, y sus largas pestañas cubrieron sus ojos negros, y continuó la conversación. “Sí… la próxima vez comeré mejor… lo sé…”. 

Mientras Gu Yu escuchaba a la persona en el teléfono, continuó mirando el dibujo de Zhang Siyi y escribió lista de preguntas que le acaba de mencionar a Zhang Siyi en los espacios en blanco de la ilustración. 

“No, no hay nada urgente” Gu Yu miró a Zhang Siyi y dijo, “Hay un nuevo empleado, y estoy ayudándole con algo de trabajo inicial”. 

De repente, Zhang Siyi se sintió bien. Gu Yu tenía que poner a su novia (presuntamente) en pausa para estar con él en la oficina, trabajando horas extras. Por otra parte, Zhang Siyi aun quería reunirse con sus amigos y divertirse. 

“Está bien, te llamaré después”. 

Gu Yu colgó, y miró a Zhang Siyi. Rápidamente dejó su teléfono a un lado y señaló al borrador para continuar con su crítica: “El tamaño más pequeño de la puerta de un inodoro, y la escala ergonómica de las cosas son cuestiones que ya deberías conocer como diseñador. Sentido común básico que debe cumplirse. Tengo entendido que todavía no conoces las reglas del país, pero al menos debes conocer las especificaciones antes de diseñar”. 

En este punto, Zhang Siyi había sido avergonzado y quería cavar un hoyo y enterrarse. A este paso, se preguntó cómo fue capaz de graduarse de la universidad. 

Mirando a la abatida figura de Zhang Siyi, Gu Yu fue cauteloso para no decir demasiado. Suspirando, le devolvió los dibujos con las anotaciones y dijo: “Ve y corrige estos problemas”. 

Ah… ¿todavía tengo que terminar el dibujo antes de poder irme?… 

Zhang Siyi tomó los dibujos y regresó a su asiento. Vio el mensaje de Lu Qiao: “¿Sigues vivo? Estoy listo para salir del trabajo”. 

Zhang Siyi: “Estoy dibujando mi primer borrador”. 

Lu Qiao: “El plano del piso era simple. ¿Sigues dibujando eso?”. 

Zhang Siyi: “…”. 

Zhang Siyi: “¡Es muy difícil para mí!”. 

Lu Qiao: “Bueno, inicialmente, hacer un borrador y rendizar los planos las primeras veces fue complicado, pero se volverá más fácil. Después, sabrás cómo hacerlo más rápido, pero también, él jefe se volverá más estricto”. 

Lu Qiao: “Oh, por cierto, hay galletas gratis en el comedor. Si tienes hambre, puedes tomar algunas. Un poco más y puedes irte a casa. ¡Tú puedes!”. 

Zhang Siyi estaba conmovido: “¡Gracias!”. 

Al principio, no estaba nada hambriento. Ya que realmente quería celebrar con sus amigos, no planeó quedarse por mucho tiempo, pero ahora, se sentía famélico. 

Después de que Lu Qiao se fue, solo quedaban unas cuantas personas en la oficina. Zhang Siyi sacó su teléfono y no se atrevió a leer los mensajes en WeChat. Tenía miedo que sus amigos se decepcionaran, e incluso con más miedo de que Gu Yu lo descubriera, rápidamente le envió un mensaje de texto a Fu Xinhui: “¡Sigo trabajando horas extras, deberían comer primero, no me esperen!”. 

Después de enviar el mensaje, simplemente apagó su teléfono y se concentró en su trabajo. 

La quietud de la oficina no ayudó el asunto. Ahora que era el único que quedaba, se sentía solo. En el primer día de trabajo, entre las críticas de su jefe, la presentación de sus colegas, y sus amigos queriendo salir a cenar, Zhang Siyi se sintió encadenado. 

Mientras trabajaba en su computadora, corrigiendo el dibujo, comenzó a reflexionar sobre sus últimos años en la universidad. Claramente recordaba estar ocupado todo el tiempo, pero, ¿por qué parece que no aprendió nada? ¿Su situación sería diferente hoy si todas las horas que había pasado jugando con sus amigos hubieran sido usadas para estudiar? 

Entre más pensaba en ello, más incómodo se sentía. Era una diferente clase de inconformidad al vacío que deja una exnovia. Más bien, era una historia desgarradora de su propia creación. 

Continuó rehaciendo los planos, y continuó dibujando hasta las nueve en punto de la noche. Después de mostrarle los dibujos a Gu Yu, asintió, y Zhang Siyi fue capaz de irse a casa. 

Cuando salió de las oficinas, ya estaba oscuro afuera y no había muchas personas alrededor, lo que contrastaba con el vigoroso flujo de personas en las horas matutinas. 

Zhang Siyi tomó un profundo suspiro, y sus neuronas muertas revivieron cuando sintieron el fresco aire de la libertad. Encendió su teléfono y vio un punto rojo en la pantalla – llamadas perdidas, mensajes sin leer, y cien mensajes en WeChat… 

Zhang Siyi se preparó a sí mismo, y llamó a Fu Xinhui. Cuando se conectó, escuchó un rugido: “¡Zhang Siyi! ¿Dónde jodidos estás?”. 

Apartó el teléfono de su oreja por un momento mientras Fu Xinhui hablaba, después respondió: “Oh, bueno, acabo de salir del trabajo” Zhang Siyi se encogió de hombros y cautelosamente dijo: “¿Te veré ahora?”. 

Fu Xinhui: “Ya no tiene sentido. ¡Casi acabamos! ¿Sabes cuántas llamadas acabe de hacer? ¡Cómo te atreves a apagar tu teléfono!”. 

Zhang Siyi quería llorar sin lágrimas: “No, en serio era solo trabajo, lo siento” Ligeramente escuchó la voz de Su Yuan y Ren Mengyu por el teléfono, y ambas parecía un poco molestas. 

“No se vayan. Al menos déjenme verlos rápidamente. Después de todo, fui yo quien los invitó” Zhang Siyi buscó un taxi, apresurado a llegar al restaurante y apaciguar a sus amigas. 

Fu Xinhui, sin piedad, dijo: “No te molestes. Su Yuan ya se fue porque quería tomar el último tren a su nuevo departamento en el lado este”. 

[FIN DEL CAPÍTULO 8] 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s